Páginas

sábado, 12 de junio de 2010

VIVIENDO EL CAOS

En febrero realicé un "experimento" al trabajar con Jesús. Hice lo que había leído en muchos blogs, imitar las acciones de mi hijo. Comencé a hacer todo lo que hacía y/o decía. Desde mi perspectiva "racional" fue una experiencia desagradable en cuanto que viví un auténtico caos, una anarquía absoluta, nada tenía sentido. Yo que soy más bien un maniático del orden y la practicidad tuve que tomar la medicina más contraria a mi modo de ser. Así que decidí "desprenderme" de mis tabúes, digamos que dejé mi mente en blanco, y en vez de "experimentar" me puse a jugar simplemente al "juego de la anarquía" de Jesús: no sabeis lo bien que me lo pasé. No paramos de reirnos y ciertamente, los dos estábamos disfrutando. Y lo mejor estaba por llegar: cuando ya llevábamos un rato jugando decidí "tomar las riendas"; me paré y le señalé una foto de él que hay colgada en la pared. Ante mi sorpresa se paró, la miró, la señaló y dijo "JESÚS". Os podeis imaginar como me sentí...

De todos modos uno no puede para de preguntarse que pasará por su cabecita, como verá él el mundo, como nos verá a sus papis y sus hermanas, etc. Nosotros tenemos la percepción de que Jesús es un niño no feliz, sino MUY FELIZ. sempre está sonriendo, le encanta que lo abracen y le hagan cosquillas, se alegra muchísimo cuando nos ve llegar a casa, a la guarde y a los centros de estimulación entra sonriendo, se va con sus seños encantado, etc. Y quizás eso debe ser lo más importante para todos, que JESÚS SEA FELIZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada